12 tendencias en tecnología para 2020 que no te puedes perder (I)

0

Como sucede cada fin de año, analistas, periodistas y expertos de todo tipo tratan de reunir las tendencias que van a ser protagonistas en el mundo empresarial y en el de la tecnología durante la próxima o próximas temporadas. Este tipo de predicciones o análisis es muy interesante porque puede servir de guía para tomar decisiones de compra, de estrategia empresarial o incluso servir de apoyo para reorientarse profesionalmente o para abordar una formación o actualización de conocimientos. En GlobbIT no podía faltar por ello un resumen de tendencias en tecnología, fundamentalmente empresarial, pero también en ámbitos como el consumo, la movilidad las redes sociales o en el de la propia sociedad y que pueden ser importantes para profesionales o empresas. Estas tendencias que encontrarás a continuación tienen distintas fuentes: compañías de análisis, estudios realizados por empresas o publicaciones de medios especializados, así como nuestro análisis propio de la actualidad y de la evolución del mercado. Por supuesto, no están todas las tendencias en las que podrías pensar, y es posible que tampoco estés de acuerdo en alguno de los puntos o análisis, por lo que los comentarios, correcciones y añadidos serán bienvenidos.

1.- Más automatización, más robots y más “control remoto”

A nadie se le escapa que una de las medidas que tenemos para valorar el grado de desarrollo de un país o una región es el número de robots que se emplean en sus fábricas o empresas. En las últimas temporadas, más allá de los robots industriales convencionales, estamos viendo la llegada de robots móviles que pueden desplazarse de un lugar a otro en las factorías y que pueden trabajar junto con los humanos, los llamados robots colaborativos.

Robot colaborativo

De igual modo, la programación más sencilla mediante imitación, la facilidad para el cambio de efectores o herramientas y las capacidades de reconocer el entorno mediante visión artificial van a multiplicar el número de tareas que pueden ser abordadas por un robot o a las que pueden ayudar a un trabajador humano. La principal barrera seguirá siendo el precio; pero es muy probable que se extiendan las opciones de comercialización como servicio a medida que el despliegue de los robots sea más sencillo y rápido.

Del mismo modo, en sectores como logística, hospitality o seguridad podremos ver cada vez más la integración de robots para realizar o ayudar a tareas sencillas o mecánicas, desde el transporte de paquetes, pasando por vigilantes de seguridad, hasta en forma de recepciones automatizadas. Igualmente, las comunicaciones de mejor calidad y menor latencia permitirán mejoras en servicios asistidos de manera remota por humanos: desde las mencionadas recepciones, a la conducción de vehículos peligrosos (ya se han visto casos de conducción remota con conexiones 5G), el diagnóstico o la atención médica (ya hay seguros que ofrecen servicio de consulta médica mediante vídeo con especialistas), podrán hacerse a distancia para mayor comodidad del usuario o el paciente y del empleado.

2.- Un centro de datos más híbrido, más distribuido, con menos gestión manual y más inteligencia en el edge

En el terreno de los centros de datos, la tendencia que más se confirma es que Kubernetes domina tanto en nube pública como en datacenter privado y se acerca a ser la tecnología universal para la gestión de contenedores. La llamada nube híbrida será más una realidad gracias al estándar de Google y vamos a ver más herramientas destinadas a dar visibilidad seguridad y optimizar estas infraestructuras que usan recursos “on premises” y en distintas nubes públicas. Estas herramientas van a ser cada vez más inteligentes a la hora de ayudar a los responsables de IT a gestionar sus recursos o analizar el rendimiento de su infraestructura y las aplicaciones.

Por otro lado, los nuevos despliegues de aplicaciones inteligentes que recogen datos del IoT hacen más importante la infraestructura en el llamado edge, que tendrá que funcionar de manera armonizada con el resto de la infraestructura a todos los niveles, no sólo en las capacidades para entregar información y valor al centro de datos o para realizar sus funciones sino en lo que implica a la seguridad y las regulaciones.

3.- Negocio, desarrolladores e IT más cerca.

La necesidad de un desarrollo más ágil y más cercano a las áreas de negocio van a exigir que el engranaje entre departamentos de negocio e innovación, desarrolladores e IT estén más unidos y coordinados que nunca. Por un lado, herramientas de análisis y monitorización permitirán compartir información más relevante y veraz para todos los departamentos, que podrán introducir mejoras y revisiones de manera más efectiva en las aplicaciones o en la propia infraestructura. Los departamentos de IT requerirán menos tiempo para tareas de despliegue o provisión de servicios y tendrán que centrarse en la optimización de recursos para ahorrar costes o para mejorar el rendimiento de las aplicaciones. En cuanto a los desarrolladores, también van a contar con la ayuda inestimable de la inteligencia artificial para, por ejemplo, testear la usabilidad y el rendimiento real de sus aplicaciones antes de ponerlas en producción y, aunque se verán sometidos a una mayor presión por parte de las áreas de negocio e innovación, contarán con mejores herramientas para el control de calidad y para reducir los tiempos de desarrollo.

4.- Visión artificial, reina del IoT

El IoT se va a mantener como uno de los protagonistas en todo tipo de sectores industriales y empresariales, ya que es el modo de recoger información de valor allí donde se está produciendo. Sin embargo, como estamos viendo (nunca mejor dicho), la tecnología de visión artificial o de análisis de imágenes se está convirtiendo en la reina dentro de estas aplicaciones. Una única cámara acompañada de la inteligencia adecuada puede sustituir a cientos o miles de sensores para todo tipo de tareas: desde contar personas, reconocer objetos, detectar situaciones peligrosas y conflictivas o hasta algo tan sencillo como una plaza de aparcamiento libre. El despliegue de las cámaras es habitualmente más sencillo que el de numerosos sensores y puede acompañarse se sistemas de visión nocturna, cámaras térmicas, cámaras de profundidad y otros elementos como radares que añaden posibilidades a la inteligencia que después analiza la información. Evidentemente, los vehículos autónomos son un buen ejemplo del uso de estas cámaras; pero vamos a ver cada vez más aplicaciones, más personalizables para cada negocio o necesidad y a precios más asequibles, tanto en las cámaras como en el software y hardware que permiten esta inteligencia. En el terreno del software de visión artificial, los grandes proveedores de infraestructura en la nube como Azure, AWS, Google Cloud o IBM Cloud ofrecen cada vez más recursos a los desarrolladores para integrar esta visión artificial de manera sencilla dentro de sus aplicaciones.

5.- Más lenguaje natural y más facilidad para el análisis de información

La fantasía de hacer preguntas a una inteligencia como la de Odisea en el Espacio quizás queda algo lejos; pero los próximos años van a marcar una gran diferencia tanto en las capacidades de los asistentes de voz, como en el proceso del lenguaje para todo tipo de tareas y para el análisis de información ayudado por inteligencia artificial. Así, el análisis de información dentro de las organizaciones no se reducirá unos pocos expertos sino que será mucho más sencillo cruzar información gracias a las interfaces basadas en el lenguaje natural.

Del mismo modo, el enfoque contrario del procesamiento del lenguaje natural también dará mejores frutos en el análisis de información, ya que mejorarán los sistemas para extraer valor de todo tipo de datos provenientes de medios como Internet o las redes sociales, o de las grabaciones de sistemas de tele asistencia o servicio al cliente.

Más blockchain

Es evidente que la tecnología de la cadena de bloques va a seguir produciendo buenos casos de uso en multitud de sectores. Hemos visto cómo esta tecnología ha permitido desarrollos muy interesantes en logística y alimentación (como IBM Food Trust), o los llamados “smart contracts”, y es seguro que va a seguir siendo una de las tecnologías “calientes” de 2020.

6.- Bots inteligentes y hasta emotivos

Por supuesto, los bots inteligentes seguirán avanzando en servicios de asistencia de todo tipo; pero cada vez irán más acompañados de supervisores humanos que tomarán el control cuando se detecte que el asistente digital no está siendo eficaz (y el propio análisis de las reacciones y las emociones servirá también para ayudar a mejorar estos asistentes o detectar si el usuario se siente frustrado). El nuevo peligro es también que este análisis de las emociones va acompañado de la capacidad de la inteligencia artificial para manejar dichas emociones o incluso fingirlas para manipular al usuario. Por supuesto este análisis de emociones no se restringe al contacto mediante voz sino que servirá para analizar mensajes de correo electrónico, en redes sociales o cualquier clase de comunicación.

6.- Comunicaciones más rápidas y con menor latenciaEsta tendencia es “de perogrullo”, pero estamos viendo como los servicios de interconexión se multiplican y las grandes nubes también distribuyen sus infraestructuras para conseguir servicios con menor latencia y mayores velocidades de conexión (AWS ha presentado recientemente en este sentido su servicio Wavelength, que promete desplegar aplicaciones con latencias de sólo un milisegundo con conexiones 5G). Como ya se viene hablando desde hace varias temporadas esta menor menor latencia de la tecnología 5G posibilita aplicaciones en tiempo real como el control remoto o la realidad aumentada, los drones aplicados a todo tipo de sectores como la agricultura, las ciudades inteligentes, o la vigilancia, por ejemplo. Por supuesto, en los hogares vamos a ver una popularización del vídeo con calidad 4K y una mejor comunicación entre los dispositivos gracias a las conexiones Wi-Fi 6 (algo que impactará también de manera positiva en las empresas, que tendrán que dotar de conexiones inalámbricas de mejor calidad y seguras para sus empleados).

(Artículo en desarrollo)

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto, como Chief Content Officer en GlobbTV y es editor de Tech4Fun (http://tech4fun.es).

Leave A Reply