El 44% del gasto en cloud se pierde en recursos que no se usan

0

La gran promesa de los servicios e infraestructura en la nube ha sido siempre el “pagar sólo por los recursos que consumes”, además por supuesto de la flexibilidad para hacer crecer o reducir esta infraestructura según las necesidades. Sin embargo, según Ionos, uno de los mayores proveedores de nube, casi la mitad de lo que se gasta en tecnología cloud son recursos no utilizados, es decir que se paga y no se utiliza. En concreto, Ionos afirma que el 44 por ciento de los gastos específicos de la nube se deben a recursos no utilizados. Ionos cita también el dato proporcionado por Gartner que afirma que en 2019 las empresas de todo el mundo pagaron más de 12.000 millones de euros por recursos de cloud innecesarios, y los costes se elevarán a unos 20.000 millones de euros en 2021. Esto significa que el 35% del gasto mundial en infraestructura de la nube es innecesario.

Potencia cloud que no se usa y falta de claridad en los precios

Mark Neufurth, director de estrategia en Ionos, entiende que el exceso de potencia de cálculo se ha convertido ya en un problema y para evitarlo “es vital tener la estrategia correcta al crear la arquitectura de la aplicación, y monitorizar la eficiencia de la aplicación a lo largo de la operación”. Según el proveedor, los desarrolladores establecen en muchos casos capacidades excesivas en la nube. Una de las razones de esto es que, por un lado, los requisitos físicos rara vez pueden ser planificados con precisión. Esto es especialmente peligroso si la persona que determina el alcance de los escenarios de la nube es inexperta y, por lo tanto, prefiere sobrecompensar. A esto se suma la falta de claridad en los precios de algunos proveedores de tecnología cloud. Aunque la mayoría de los proveedores facturan por horas o por minutos, los precios suelen tener una estructura muy heterogénea y no todos son transparentes.

El exceso de recursos también perjudica a los proveedores

Según Ionos, los efectos negativos de los excesos en la nube son complejos y pueden causar que las empresas dejen de encontrar viables determinados proyectos por sus costos. Sin embargo, para los proveedores de cloud computing también es un problema (en contra de lo que pueda parecer), ya que cuando las capacidades de los servidores existentes se reservan, pero no se utilizan, o los usuarios de la nube sólo cubren picos de carga elevados durante un período de tiempo limitado, los operadores de la nube tienen que disponer de servidores adicionales y esto eleva los costos para todos los clientes, según Ionos. Por otro lado, el hecho de que las empresas utilicen nubes múltiples dispersas por todo el mundo también puede aumentar los costos si no se consigue asegurar el máximo uso y la eficiencia de costes. Todo ello sin contar con el coste ecológico que causa este exceso de recursos que se traduce en un mayor consumo energético en los centros de datos.

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Leave A Reply