Windows 7 deja de tener soporte para actualizaciones y parches

0

Cuando han pasado más de diez años desde su lanzamiento en octubre de 2009, hoy Microsoft deja de dar soporte a Windows 7, uno de sus sistemas operativos de mayor éxito y que todavía se encuentra nada menos que en un 26 por ciento de todos los ordenadores del mundo. Hace un año, cuando se avisaba de que se acercaba la fecha para jubilar esta versión del sistema, la cuota era del 37 por ciento, de modo que parece los usuarios y empresas no tienen mucha prisa por actualizar sus ordenadores (o no tienen forma de hacerlo). Como ha sucedido ya con sistemas más antiguos como Windows XP, viene una temporada complicada para muchas organizaciones, ya que a partir de ahora no habrá ya actualizaciones o parches de seguridad, aunque habrá programas de soporte extendido de pago, eso sí con costes nada desdeñables.

Soporte extendido a partir de 25 euros por ordenador

Empresas y usuarios educativos de Windows 7 podrán pagar por un soporte extendido que costará unos 25 euros por máquina al año y que subirá a 50 euros por máquina el año próximo. Y si los que usas son versiones de Windows 7 Pro el panorama es peor porque el precio es ahora de 50 euros y los años próximos pasará a costar 100 euros y hasta 200 en 2021. Como ya sucedió con Windows XP, algunas administraciones públicas con miles de ordenadores en tareas críticas no han tenido más remedio que firmar contratos de soporte extendido por elevadas sumas para recibir actualizaciones y parches que no dejen desprotegidas sus flotas. Curiosamente, la propia Microsoft ha liberado algunos parches de los desarrollados para estas organizaciones para el público general, ya que se trataba de vulnerabilidades que habían permitido ataques tan dañinos como el ransomware WannaCry.

Microsoft ha estado todo este año haciendo campaña para tratar de que el máximo número de usuarios y empresas se actualicen a sistemas posteriores llegando a avisar directamente y a toda pantalla a los usuarios de Windows 7 del final del soporte, de manera que hay pocas excusas para no darse por enterado, aunque en alguna situaciones los usuarios no pueden actualizar sus máquinas o sustituirlas, por motivos económicos, o porque usan aplicaciones críticas que no funcionan en otros sistemas (o no han podido ser probadas).

El fin de soporte a Windows 8 no será traumático

Por otro lado, el desarrollador quiere poner las cosas más fáciles ofreciendo un año de este soporte extendido a los clientes que tengan una suscripción activa a Windows 10. De momento, se desconoce qué efecto puede tener en negocios el fin del soporte; pero dado el elevado porcentaje de ordenadores usándolo va a ser uno de los grandes retos de los próximos años, ya que el salto es todavía importante entre Windows 7 y Windows 10, un sistema que ya ha tomado la forma de servicio con Windows 365 sin que haya saltos sino sencillamente actualizaciones periódicas con revisiones más importantes cada 6 meses. El siguiente gran sistema de Microsoft, Windows 8, sólo está en un 5 por ciento de los ordenadores, la mayoría de los cuales son fácilmente actualizables a Windows 10, de modo que cuando deje de tener soporte en 2023 el trauma será mínimo.

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto, como Chief Content Officer en GlobbTV y es editor de Tech4Fun (http://tech4fun.es).

Leave A Reply