Si eres como muchos aficionados a la tecnología, seguidor de los avances de la electrónica de consumo, los dispositivos como los smartphones, tabletas o incluso ordenadores, quizá te hayas sentido algo decepcionado al comprobar como Apple no ha introducido en toda la temporada innovaciones muy llamativas en su hardware o su software y sí ha anunciado nuevas aventuras en el terreno de los servicios. Lo más llamativo es sin duda que Apple entra de lleno en el negocio de la banca con su Apple Card (ya había entrado en el terreno de los pagos con su sistema Apple Pay), pero ahora anuncia su propia tarjeta de crédito que irá acompañada además de un software que se supone será uno de sus grandes incentivos, además de, por supuesto el “estatus” de tener la tarjeta física de titanio, ya que desde el punto de vista las ventajas con respecto a otras tarjetas (en cuanto a interés o bonificaciones), no ofrece nada especial.

Apple Arcade, News Plus y TV Plus… ¿para los que ya tienen todo?

En cuanto al los otros servicios en los que Apple se introduce está el del entretenimiento con su servicio Arcade, el de los contenidos audiovisuales con su Apple TV Plus y una evolución en su servicio de noticias Apple News Plus.

El primero, Arcade, parece enfocado a conseguir lo que no ha conseguido la “libertad” de su tienda de apps, ya que la mayoría de los juegos, para disgusto de los padres, se mantienen por el sistema de las compras dentro de las aplicaciones, de manera que se anuncian como gratis; pero tienen después un precio oculto (este es un mal en general de las dos grandes tiendas de aplicaciones móviles).

Por su parte, Apple News Plus está orientado a quienes todavía leen revistas impresas o quienes pueden seguir deseando acceder a los contenidos más elaborados que se se pueden encontrar en revistas, pero adaptadas a dispositivos como el iPhone o el iPad y con la promesa de darte por un precio de de 10 dólares al mes, contenidos que no encontrarás en Internet de manera gratuita, como artículos de fondo o reportajes de calidad.

Por último, Apple TV Plus forma parte de la rumoreada apuesta por los contenidos que nunca se terminó de materializar y que finalmente va a ser un servicio de suscripción con programas y contenidos originales de “los mejores creadores de Hollywood”; pero que ni siquiera va a tratar de competir con gigantes como Netflix, HBO, Amazon o (en un futuro) Disney.

¿Un experimento, un modo de ganar tiempo… o una apuesta a largo plazo?

Con todo ello, la sensación es que Apple sencillamente hace un movimiento defensivo para al menos tener un pie dentro de terrenos en los que ya hay otros jugadores de peso; pero en los que puede conseguir buenos beneficios básicamente por la fuerza de productos como el iPhone o los iPad. Así, en el terreno de la música, Spotify sigue siendo la opción preferida por la mayoría; pero a Apple no le va mal con su Apple Music; y en el mundo audiovisual, es probable que los grandes se mantengan; pero habrá un público con un elevado poder adquisitivo (que es además cliente habitual de los productos de Apple) que no tendrá problema en pagar otros 30 dólares al mes para tener todos los servicios “Plus” de Apple (las producciones audiovisuales, los juegos, las revistas…).

Así, Apple, que siempre se ha declarado reacia a lanzar productos “sin acabar”, está haciendo suya la máxima de Google: “First do it, then do it right, then do it better…”. Seguramente, ni siquiera en Apple saben si alguno de estos servicios tendrá éxito; pero de cara al mercado (y a los accionistas) necesita demostrar que apuesta por el terreno hacia el que se dirige el mundo digital (el de los servicios) y de paso aumentar ingresos una vez que se ha visto que las ventas de dispositivos como el iPhone se estancan.

Apple no ha sido nunca una empresa de servicios; pero tampoco había sido una empresa de electrónica de consumo hasta que lanzó el iPod, ni había sido un fabricante de teléfonos hasta que lanzó el iPhone. Así, aunque no veas nada revolucionario en las novedades que ha presentado Apple (como le pasa a la mayoría) antes de darlas por fallidas hay que esperar a ver cómo se materializan: quizá sean un fracaso como otros intentos de servicios de Apple; pero también es posible que un día nos preguntemos cómo la compañía que hacía smartphones se convirtió en uno de los grandes bancos mundiales.

Como decía Gilbert Amelio, el ex directivo de IBM que fue (brevemente) presidente de Apple antes del regreso de Steve Jobs: “Esto es Apple, esperad lo inesperado”.

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Leave A Reply