Smartphones 5G, ¿para qué sirven? (Actualizado)

0

Uno de los elementos que más han llamado la atención de los últimos lanzamientos de dispositivos de Samsung, es sin duda la llegada en verano del primer smartphone con conectividad 5G. Fabricantes como LG, OnePlus o ZTE ya han anunciado también su intención de lanzar esta temporada teléfonos con conexión 5G y operadoras como Vodafone o Telefónica están ya desplegando sus infraestructuras de red 5G y anunciando las primeras pruebas de aplicaciones 5G en móviles como videoconferencias con velocidades de descarga de 1,7 Gbps. Sin embargo, más allá de lo eficaz que sea desde el punto de vista del marketing el salto al 5G como la tecnología del futuro, ¿realmente necesitas un teléfono 5G o hay alguna funcionalidad especial que pueda darte y que no se encuentre en un smartphone con conexión 4G LTE? A continuación encontrarás alguna de las claves.

Primero: ¿qué es 5G en realidad?

5G es la quinta generación de tecnologías móviles y ha sido desarrollada para cubrir las necesidades de una nueva era en la que no sólo se conectan teléfonos móviles o dispositivos similares, sino toda la nueva oleada de objetos inteligentes y conectados que van desde drones, vehículos autónomos, aplicaciones de industria automatizada, realidad aumentada… Es decir, una situación en la que hay muchos más dispositivos conectados y con necesidades muy distintas de velocidad de conexión y latencias muy bajas. Algunas aplicaciones como el vídeo de alta calidad precisan elevadas capacidades de transmisión, pero no una latencia muy baja, mientras que aplicaciones IoT o tecnologías como los vehículos autónomos, necesitan una latencia muy baja, ya que tienen que reaccionar de manera instantánea, aunque no precisan una capacidad tan elevada de transmisión ya que son datos más reducidos o están procesados en el dispositivo (en lo que se suele denominar el “edge”).

5G: Hasta 40 Gbps de velocidad de descarga y latencias de 1 milisegundo

La ventaja es que las conexiones 5G conseguirán velocidades de entre 20 y 40 Gbps (las velocidades de partida rondarán los 2 Gbps, muy similares a las que han alcanzado las conexiones 4.5G) pero sobre todo con latencias muy bajas de muy pocos milisegundos (incluso de un milisegundo). Esta latencia es la que permitirá aplicaciones en tiempo real que ahora no son posibles sin conexiones dedicadas, como el control remoto que hemos visto en demostraciones de compañías como telefónica en pasadas ediciones del MWC.

¿Para qué necesitas 5G en tu smartphone?

Como has podido ver, los fabricantes de smartphones están dando pasos acelerados para poner terminales 5G en el mercado; pero no tantos en pensar todavía las aplicaciones reales que puede tener esta mayor velocidad y sin latencia. Así, se especula con aplicaciones de realidad aumentada, realidad virtual o vídeo llamadas de más calidad; pero no hay de momento ninguna aplicación que se pueda considerar muy necesaria que no funcione correctamente con la conexión 4G o con las LTE Advanced (4.5G).

Por otro lado, antes de que estas aplicaciones futuristas puedan popularizarse, hay que esperar a que no sólo las redes 5G se extiendan, sino que los servidores y conexiones en la nube que están detrás se adapten a estas velocidades. Si piensas en un asistente de voz como Siri o Google Assistant, debes recordar que para interpretar tu voz y darte una respuesta, ésta debe llegar a los gigantescos centros de datos en la nube donde se procesa y se genera la respuesta. Parte de este proceso se puede realizar cada vez más en el propio dispositivo gracias a las funciones de inteligencia artificial que integran los dispositivos; pero el peso recae todavía fundamentalmente en aplicaciones en grandes centros de datos; de manera que no sólo deberás contar con la latencia del la propia red 4G o 5G sino en la de las propias aplicaciones.

Por supuesto, con conexiones más rápidas y latencias más bajas, todo funcionará mejor en tu smartphone: las aplicaciones de mapas podrán avisarte mejor de cómo llegar a tu destino y podrán usar datos de otros conductores para avisarte de cualquier incidencia (de manera similar a lo que hacen aplicaciones como Waze), los asistentes inteligentes devolverán sus respuestas antes, y en general cualquiera aplicación que use proceso en la nube y conexión de datos funcionarán con más fluidez y calidad (incluyendo estas llamadas de vídeo o, por ejemplo, retransmisiones en directo desde dispositivos).

5G: lejos de la “killer application”, al menos en smartphones

Sin embargo, ¿estamos cerca de dar con esa “killer application” que haga que corras a renovar tu smartphone por uno con 5G? Pues honestamente, a día de hoy no existe esa aplicación. De hecho las velocidades y bajas latencias del 5G nos hacen pensar en mil aplicaciones para robótica, vehículos conectados o autónomos, aplicaciones profesionales de ingeniería, telemedicina, wearables, sensorización de entornos (ciudades inteligentes, industria automatizada) y muchas otras; pero no tanto en lo que podamos hacer con un smartphone, al menos tal y como los conocemos a día de hoy.

Así, un año más vamos a ver cómo la tecnología 5G sigue siendo uno de los grandes protagonistas de eventos como MWC, y este año seguramente con dispositivos que ya salen al mercado y los primeros despliegues de infraestructura; pero todavía estamos a las puertas de una tecnología que es más una promesa que una realidad. De este modo, si tu smartphone de 2019 sigue exhibiendo un “4G” en la esquina derecha de la pantalla no te preocupes demasiado, de hecho, es probable que en 2020 todavía tengas más que suficiente con las prestaciones que ofrece el 4G LTE actual.

Actualización: MWC 2019, ¿adiós a la innovación útil?

Esta semana se está celebrando en Barcelona el evento Mobile World Congress dedicado a la tecnología móvil, las telecomunicaciones y los dispositivos conectados, y como habrás podido comprobar, operadoras como Vodafone han anunciado los primeros despliegues de tecnología 5G. Igualmente, fabricantes como Huawei, LG, ZTE o Xiaomi han anunciado teléfonos con conexión 5G, sumándose a Samsung cuyo móvil 5G llegará en verano.

Sin embargo, lo más llamativo es que cuesta encontrar verdadera utilidad para los casos de uso que se proponen: una webcam de alta resolución, un vehículo que envía su posición, un servicio de juegos VR… Si acaso, sí hay algunos que llaman la atención como la posibilidad de realizar operaciones quirúrgicas en remoto (algo que se hace desde hace tiempo gracias a robots quirúrgicos como los conocidos da Vinci, y que ya en 2001 se han usado para operaciones “transatlánticas”), o conseguir que un grupo de músicos pueda también interpretar una pieza en conjunto de manera remota gracias a la baja latencia del 5G.

Por si fuera poco, la velocidad que se consigue a día de hoy es de menos de 2 Gbps (1,7 Gbps en los primeros despliegues de Vodafone), lo que significa que ni siquiera se duplica la que ya tienen muchos smartphones con LTE Advanced. Así, cosas que se elucubran como descargas inmediatas de apps o de contenidos, son todavía producto de la imaginación de los fabricantes que repite alguna prensa técnica sin mucho criterio. Si lo piensas, cuando estás en tu casa o en la oficina con una red Wi-Fi, y con una conexión de fibra óptica mucho más rápida que un 5G (actual), no dejas de usar tu smartphone del mismo modo que habitualmente… quizá ves las películas con más calidad y con menos temor a consumir tu tarifa; pero no hay cambio alguno.

El Huawei Mate X es el primer teléfono plegable de la compañía china que saldrá al mercado a mediados de año a un precio de unos 2.300 euros.

Sin innovación… experimentos

Lo peor de todo es que, a falta de que un fabricante realmente lidere la innovación en smartphones, lo que estamos viendo son experimentos como los smartphones plegables (experimentos además a precios astronómicos), lectores de huella bajo la pantalla para eliminar el marco frontal del dispositivo, diseños con hasta 6 cámaras o cámaras 3D, accesorios curiosos como la “segunda pantalla” para los móviles de LG; pero nada que realmente destaque o que aporte una utilidad diferencial.

LG propone una segunda pantalla como accesorio para su nuevo terminal LG V50, que puede tener cierta utilidad para algunas funciones como escribir en pantalla al tiempo que ves una imagen o una página web, o para crear interfaces personalizadas para algunas aplicaciones como los juegos.

Así, hasta se echan de menos propuestas como el Yoga Book de Lenovo, el portátil tableta que sustituye el teclado con una superficie táctil, que no ha sido actualizado ni ha sufrido evolución alguna (probablemente porque no ha tenido la respuesta que se esperaba).

El nuevo Nokia 9 PureView incorpora nada menos que 5 cámaras traseras para conseguir mayor rango dinámico en las imágenes y realizar efectos 3D, algo que seguramente es atractivo para los entusiastas de la imagen.

El resumen, viendo lo que ofrece en las últimas temporadas la industria de los smartphones, está muy claro que el 5G sigue siendo una promesa para la que no veremos mucha utilidad hasta dentro de unos años, cuando se empiece a desarrollar todo un ecosistema de soluciones IoT que sacarán partido de esta conectividad. Igualmente, salvo que algún fabricante sea capaz de dar un giro a la tecnología de los smartphones, lo que vamos a ver son estos experimentos como las pantallas plegables o flexibles que necesitan todavía tiempo para dar con soluciones verdaderamente diferenciales, útiles y a precios razonables. Mientras tanto, más y más cámaras…

About Author

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Leave A Reply