La flexibilidad laboral puede reducir hasta 46.000 toneladas de CO2 en la próxima década en España

0

A menudo se piensa en la flexibilidad laboral y el teletrabajo como elementos que pueden mejorar la vida de los empleados, reducir los costes fijos de las organizaciones o servir para captar y retener talento (con lo que se ha dado en llamar el “salario emocional”) en las empresas. Sin embargo, a nadie se le escapa que estos elementos, una vez que se extiendan, pueden provocar cambios importantes en las ciudades, en los transportes y cómo no, en lo que tiene que ver con el medio ambiente. Y es que, según un estudio de la inmobiliaria para empresas Regus (que se define como “proveedor de soluciones para el espacio de trabajo flexible”) afirma que este trabajo flexible puede reducir las emisiones de CO2 en más de 46.000 toneladas en diez años.

La clave está en que este modo de organizar la fuerza de trabajo sin una oficina centralizada puede ahorrar a los españoles alrededor de 1.036 km en desplazamientos innecesarios y más de 7.759 horas al año, que actualmente se pierden en ir de nuestro domicilio a la oficina y viceversa.

El estudio “Suburban Economic Survey”, encargado por Regus y realizado por economistas independientes, que puede descargarse desde este enlace, predice los beneficios ambientales en la próxima década como resultado de la extensión del teletrabajo y la localización de espacios de trabajo flexibles en pueblos, ciudades y áreas suburbanas más pequeños de aquí a 2029. En el caso de España, los ahorros totales de emisiones de las empresas en la próxima década pueden alcanzar hasta 122 toneladas de CO2 por centro al año y hasta 1.036 de km innecesarios y 7.759 horas dedicadas en traslados laborales. Todo ello se traduce en más de 46.000 toneladas de CO2 ahorrado en diez años, para alcanzar los objetivos climáticos marcados de aquí al 2030.

El centro de las ciudades, más caro de alquilar y menos accesible en transporte particular

El estudio también explica que iniciativas como Madrid Central y otras similares, hacen que las organizaciones se planteen la necesidad de llevar sus centros de trabajo fuera de estos núcleos urbanos. La compañía Regus, que está especializándose en espacios de trabajo como los “coworkings” asegura que las “oficinas flexibles” ahorran a los trabajadores tiempo de desplazamiento, unido a la consecuente polución ambiental. La compañía explica que puede ser más eficiente trabajar en estos espacios que en el propio hogar ya que desde el punto de vista energético, puede ser más barato calentar e iluminar un espacio compartido que un hogar para un trabajador solitario (aunque esto dependerá mucho de cómo gestione el trabajador la energía trabajando en su hogar).

Philippe Jiménez, Country Manager de Regus, explica que su visión es que “en un futuro próximo, habrá un espacio de trabajo profesional disponible en cada esquina, lo que acabará con la idea de desplazarse al trabajo para siempre.”

About Author

Avatar

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo) y después he trabajado con TICbeat.com como responsable de desarrollo de producto. Actualmente trabajo como Chief Content Officer en GlobbTV.

Leave A Reply